La vuelta

Y por fin… ¡la ansiada vuelta a casa!

Siempre son duros los cambios, hay muchas situaciones a las que enfrentarse, muchas realidades que afrontar, decisiones que tomar y muchos, muchos papeles que arreglar.

Todo el mundo opina, muchos intentando ayudar, otros porque creen tener la clave (no de su vida, pero sí de la tuya) y se hace difícil no agobiarse por la constante presión.

Pero no pasa un solo día sin que me haga consciente de que estoy donde quiero estar. A pesar de que las cosas estén patas arriba en muchos aspectos, me siento feliz. Es una felicidad difícil de entender, supongo, si no te has visto en una situación parecida porque yo misma me escucho y no parece tener mucho sentido. Pero me siento pisando suelo firme, siento calma, siento felicidad al caminar por las calles que tanto he echado de menos, siento que pertenezco a este lugar.

Por fin siento la paz que se siente cuando sabes que has tomado la decisión correcta. Hay que saber cuándo termina una etapa para poder empezar la siguiente y esa es la parte dura.

Dear past, thanks for all the lessons. Dear future, I’m ready!

Y acompaño esta entrada con una frase y una foto de mi abuela, de la primera visita que la hice al volver:

“Hija, para mí lo que hagas estará bien hecho. Si te equivocas, pues no pasa nada porque en eso consiste la vida. Sea lo que sea estará bien hecho porque sólo tú estás en tu situación y sólo tú sabes qué es lo que tienes que hacer.”

DSCF3998

One Comment

  1. maceirasrey

    Querida Ana, me da mucha satisfacción leer tus palabras y ver que realmente estás en paz. Ya sé que has echado mucho de menos nuestras calles, lo hemos hablado varias veces y sé que tú como yo, llevamos a Madrid en el corazón. No quisiera haber contribuido a que te sintieras presionada. Es cierto que cuando me dijiste antes de venir, tu decisión de volver, sentí miedo de los inconvenientes que podías encontrarte una vez estuvieras aquí, pero al mismo tiempo me sentía bien pensando en tenerte aquí en casa durante un tiempo. Yo te he recibido con los brazos abiertos y solo deseo que seas feliz y veas realizados todos tus proyectos. Te echo de menos y me gustaría disfrutar de tu compañía más amenudo. En ningún momento he pensado que era una equivocación que volvieras porque siempre he creído que tu permanencia en Lugano era temporal. Aquí las cosas están difíciles pero no imposibles y veo cómo se van situando mis compañeras de Máster y demás gente conocida. Te repito como en ocasiones anteriores: todo te va a salir bien. No estás sola, tienes a toda la familia contigo. Te quiero.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s